10 razones para escaparte a Andorra

· Andorra es otra historia ·

Este pequeño y encantador principado, que se encuentra en los pirineos, posee un singular atractivo que lo convierte en un lugar perfecto para escaparse y desconectar de la rutina.

A continuación, te contamos 10 razones para perderse por esta maravillosa tierra:

  1. DISFRUTAR DE LA NIEVE

En Andorra la nieve ha sido siempre la gran protagonista. Su pequeño territorio cuenta con la mayor zona esquiable del sur de Europa, con más de 300km de pistas repartidas en 3 grandes estaciones y un parque de aventura, lo que la convierte en un verdadero paraíso blanco. 

Pal-Arinsal, Vallnord y Grandvalira son sus 3 estaciones de esquí, destacando Grandvalira por ser la más grande en los Pirineos y una de las mayores y más completas de Europa, con 128 pistas que ocupan gran parte de todo el país.

Naturlandia es un parque de aventuras que ofrece todo tipo de actividades de naturaleza. Este parque cuenta con la única estación de esquí de fondo de todo el principado, así como el único parque de animales del país ubicados a 2000 metros de altura con los animales más representativos del Pirineo.

Además del esquí y el snowboard, el principado cuenta con una gran oferta de travesías con diferente dificultad, con 11 circuitos en Grandvalira, 5 en Ordino Arcalís y 7 en Pal-Arinsal, junto con otras 22 libres, dónde pueden también realizarse actividades como moto de nieve o trineo.

2. VIVIR UNA AVENTURA EN SUS MONTAÑAS

Andorra está llena de aventuras emocionantes para personas de todas las edades, desde grandes toboganes en trineo, circuitos de aventura con tirolinas y puentes tibetanos, rutas en 4×4 y escape rooms entre otras, la mayoría desarrolladas en su bello entorno montañoso.

En Naturlandia podremos realizar muchas de estas actividades, como deslizarse por el Tobotronc, un fabuloso recorrido de casi 10 minutos en trineo dentro del tobogán alpino más largo del mundo con de 5,3 km de largo y 400 metros de desnivel, que atraviesa el bosque de La Rabassa y dónde podremos disfrutar de vistas maravillosas de la montaña andorrana.

Para completar esta experiencia, este complejo de ocio cuenta con un parque de animales, una zona de paintball, un minigolf, una granja escuela, recorridos en 4×4 y moto de nieve, rutas de senderismo y raquetas de nieve, airtrekk, tiro con arco, parque infantil, colchonetas y una variada oferta de restauración y alojamiento perfectos para pasar unos días en familia.

Grandvalira también cuenta su propia zona de actividades para niños. Se trata de Mont Magic, en la parroquia del Canillo. Aquí los más pequeños de la casa podrán construir iglús o muñecos de nieve, disfrutar de espectáculos inspirados en los seres mágicos de la zona, realizar cursos de iniciación al esquí en pistas temáticas e incluso lanzarse al vacío en una gran tirolina de 40 metros con vistas al Lago del Forn. 

Para rematar la aventura, Vallnodr también tiene su propia zona lúdica, Mountain Park. Correr en karting, tirarse en tirolina, perderse en su parque de cuerdas, jugar en el campo de disc golf, entrenar en su bike park y hacer circuitos de retrack y buggies en el verano, son algunas de las actividades que podrás encontrar en la estación.

Y si por esto fuera poco, ayudar al centro de inteligencia de Andorra Quest Room a capturar a la banda de contrabandistas más escurridiza del país es posible. ¡Necesitan tu ayuda! Este escape room puede ser la aventura perfecta para completar tu visita a Andorra.

3. RELAJARSE EN SUS AGUAS TERMALES

El principado cuenta con una gran oferta de servicios acuáticos, desde baños termales hasta spas, repartidos por su territorio.  

El Balneario de Caldea es, sin duda, uno de los lugares más importantes y una de las mayores razones para visitar este país. Enclavado en un espectacular entorno natural, es el centro termo lúdico más grande de Europa donde sus relajantes aguas te invitan a reencontrar tu bienestar en un entorno de paz y tranquilidad absoluta. 

Hoteles como el Spa Abba Xalet, el Spa Roc Blanc, Spa Termes Calermany o Spa Xalet Bringué y centros de bienestar como el Sport Wellnes Mountain, disponen de una amplia gama de tratamientos, masajes y terapias de relajación para que te cuides y te mimes.

4. DEPORTE EN PLENA NATURALEZA

Este pequeño paraíso entre montañas ofrece una gran variedad de actividades de turismo activo, donde destacan el senderismo, el cicloturismo, el descenso en bicicleta de montaña, el kayak, la escalada o las rutas a caballo, entre otras muchas más que te permiten mantenerte en forma.

Andorra tiene 3 parques naturales donde poder realizas rutas de montaña, el Valle del Sorteny, los Valles del Camapedrosa y los Valles del Madriu-Perafita-Claror, este último declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2004.

La descarga de adrenalina está asegurada en cualquiera de las más de 25 vías de escalada perfectamente señalizadas y acondicionadas. Tener otra perspectiva del paisaje andorrano es posible gracias a sus rocódromos y vías ferratas. Y si esto te sabe a poco, también hay 5 barrancos a distintos niveles de dificultad con los que poder iniciarte en el mundo del descenso de barrancos.

Cuando la nieve desaparece la estación de esquí Pal-Arinsal se convierte en Vallnord Bike Park, una de las áreas de rutas en bici BTT más espectaculares del sur de Europa. Son 29 los circuitos disponibles para practicar este deporte, que cada verano acogen importantes competiciones internacionales de bicicleta de montaña, como la Copa del Mundo de BTT.



Booking.com

5. SENDERISMO PARA RECORRER EL PAÍS

Una buena forma de conocer Andorra es haciendo senderismo por sus montañas, donde poder descubrir auténticas joyas de la naturaleza, como los lagos de Tristania. A pesar de ser un pequeño país de 468km cuadrados y 7 parroquias, el Principado de Andorra cuenta con más de 60 itinerarios de rutas.

Entre las rutas más conocidas para enamorarse de este pequeño paraíso destacan aquellas que te llevan a descubrir lagos maravillosos como el Llac d’Engolasters, el más accesible del principado, los Estanys de Juclà, imprescindible para perderse por el Valle de Incles o el Estany de la Nou ubicado en el Valle del Madriu-Perafita-Claror, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

. 

Quienes opten por observar el bello paisaje pirenaico desde su coche, pueden hacer un recorrido por os 14 miradores del país, destacando el de Collet de Montaup, a 1946m de altitud, donde se pueden observar aves como el águila dorada o el quebrantahuesos. 

6. IR DE COMPRAS

Visitar andorra es toda una tentación para las compras, con casi cualquier cosa a precios más bajos que en España. Cuenta con más de mil tiendas, entre calles y centros comerciales concentrados en unos pocos kilómetros.

El extenso horario comercial te permite prolongar tus compras hasta las 20h de domingo a jueves, hasta las 21h los viernes y sábados, y en períodos festivos hasta las 22h. Su moneda oficial es el Euro, lo que lo facilita aún más.

En Andorra la Vieja, la capital, y Escaldes-Engordany, una de sus 7 parroquias, están situados las mayores zonas comerciales. The Shopping Mile, es el gran eje comercial de Andorra, que va desde la avenida Meritxell hasta Vivand, y la avenida Carlemany, en Escaldes, es donde se concentran los comercios especializados, grandes almacenes y centros comerciales, así como algunos de las tiendas más prestigiosas.

El otro gran punto comercial del Principado es Pas de la Casa, que concentra todo tipo de tiendas y centros comerciales especializados en perfumería y cosmética, moda y complementos y deportes en un entorno de alta montaña.

7. VISITAR MUSEOS SINGULARES

El Principado de Andorra cuenta con más de 20 museos de temáticas muy variadas, que lo hace el segundo país con más museos por kilómetro cuadrado del mundo.

Entre la enorme oferta cultural para visitar, encontramos museos dedicados al arte románico, a la pintura a la etnografía, al tabaco o el automóvil, entre otras temáticas.

Entre todos ellos podemos destacar algunos de visita obligada:

· La Casa de la Vall, uno de los monumentos más importantes de Andorra. La Casa de la Vall se encuentra en el corazón del casco antiguo de la capital y fue sede del parlamento andorrano hasta 2011,  guarda interesantes espacios y sorpresas para los visitantes como su arquitectura señorial, su interior con su llamativo Tribunal Penal con mobiliario y decoración de madera, la Sala de los Pasos Perdidos, sala noble del edificio, con pinturas murales originales del siglo XVI, la sala de sesiones, la cocina, y la parte exterior de la casa, donde en su fachada principal están los escudos de los fundadores y anexa a ella hay una plaza que cuenta con esculturas recientes que muestran algunos de los episodios más importantes de la historia de Andorra.

· El Espai Columba. Un espacio, que se encuentra a pocos metros de la iglesia de Santa Coloma, dónde se puede ver de primera mano cómo se elaboraban las pinturas murales durante el románico. La visita a este centro museístico se hace conjuntamente con la de la iglesia de Santa Coloma.

· Museo Carmen Thyssen Andorra, inaugurado en marzo de 2017, es el tercer gran museo de visita obligada para los amantes del arte, especialmente de la pintura de los siglos XIX y XX. En este museo se exponen algunas de las mejores obras de arte de la colección privada de Carmen Thyssen. Estilos como el impresionismo francés, el modernismo catalán, el fauvismo, el cubismo, el expresionismo alemán o hiperrealismo norteamericano, hablan por sí solos en un espacio de más de 500m2. Esta pinacoteca fue nominada por la UNESCO como mejor museo novel europeo del año 2018 y que, según el diario The Guardian, se ha situado dentro de la lista de los 20 museos del mundo de visita obligatoria.

Entre los diferentes museos temáticos podemos destacar dos:

· El Museo del Perfume, situado en Escaldes-Engordany, es un centro divulgativo donde los visitantes podrán conocer todos los secretos de estos prestigiosos artículos relacionados con la belleza. Cuenta con una interesante exposición permanente de fragancias de 39000 unidades en total, que permite experimentar con la elaboración de diferentes fragancias a través de dos máquinas. Tras este pequeño reto, el museo está configurado en cinco pequeñas salas, con una diversidad de material audiovisual de apoyo y centenares de perfumes en sus vitrinas expositivas. Con ello se hace un repaso a la historia y evolución de este producto cosmético, con especial interés a los primeros pasos del perfume en nuestra sociedad, su concepción como artículo de lujo, su producción en masa y el actual boom diversificador e innovador. La exposición se centra principalmente en el siglo XX, momento en el cual el perfume inició su gran apogeo.

· El Museo de la Miniatura, en la localidad de Ordino. Acoge microminiaturas realizadas en materiales nobles como el oro y el platino, así como materiales comunes como el papel, semillas de frutas o granos de arroz, realizadas a mano por Nicolai Siadristy. Son numerosas las famosas muñecas matrioskas, cuyos ejemplares más pequeños son realmente un prodigio de esta disciplina. Pero también podrás ver crucifijos, objetos de arte sacro y otras muchas piezas de arte. Para apreciar este trabajo al 100 %, el visitante puede (y debe) utilizar un microscopio en algunos casos: entre ellos encontrarás increíbles obras como el «Bodegón encima de un gramo de sal», o la «Caravana de camellos pasando por el ojo del huracán», entre muchos otras.

8. CONOCER SUS PUEBLOS

En un entorno montañoso, sus pueblos nos permiten disfrutar de bellos contrastes entre su pasado rural y un presente enfocado al comercio.Todas y cada una de sus parroquias tienen su encanto particular, un recorrido por todas ellas nos muestra la vida de un país enraizado en sus costumbres y tradiciones.

De todos ellas podemos destacar la visita a parroquias como La Massana,para conocer Joyas del románico dónde descubrir Sant Climent de Pal , las impresionantes vistas desde SantCristòfol de Anyós con una vista impresionante o la capilla de Sant Antoni,pegada a la roca de los cañones del río Valira del Nord.

Otros lugares imprescindibles para conocer el territorio son Escaldes-Engordany desarrollado entre los años 1930 y 1960 y cuya evolución están relacionada con varios hechos importantes para la evolución de Andorra, como el nacimiento del turismo de aguas termales y la electrificación del país,la parroquia de Ordino dónde recorrerás la zona del lago de Creussans disfrutando de las magníficas vistas desde el telesilla de Creussans, ubicado en la estación de esquí de Ordino Arcalís y

Canillo,dónde podremos contemplar la iglesia románica de San Joan de Caselles, una de las más representativas de Andorra, el oratorio de San Bernat de Menthon, la Cruz de Hierro Forjado, la iglesia de San Serni, la escultura a Carlomagno, la iglesia de la Santa Creu, laCruz de siete brazos, la iglesia de San Miquel de Prats, la Cruz de Carlomagno, los oratorios de Meritxell y el Santuario de Meritxell.

Igualmente destacables son Sant Julià de Lòria, dónde podremos visitar el al Museo Fábrica Reig, además de conocer,cómo los hombres de antaño aprovechaban los recursos naturales de la montaña y La Rabassa-La Peguera para visitar el casco antiguo de Aixirivall, los viñedos y la Bodega de Casa Auvinyà,una reproducción de un pequeño pueblo medieval, el jardín público de Juberri que llega hasta la ermita de Sant Cristòfoly la casa Gendret,una pequeña empresa familiar especializada en la elaboración de confituras y jaleas junto con una visita al antiguo Aixirivall, donde ver la fuente, la iglesia de Sant Pere y la antigua escuela de 1887.

Finalmente en un recorrido completo por el pricipado recomendamos visitar En Encamp,para ver la plaza del Consell, el Conjunto histórico de Les Bons, la iglesia de San Miquel y San Joan de la Mosquera, la iglesia parroquial de Santa Eulàlia y el Museo de Arte Sacro, que acoge las piezas más importantes halladas durante la restauración de la iglesia.

Para conocer la belleza de este pequeño gran país, no podríamos olvidarnos de visitar su capital: Andorra la Vella. Esta es su principal población, ubicada en un entorno privilegiado en el corazón de los Pirineos que la convierte en la capital con más altitud de toda Europa.

Además de su variada oferta cultural y de ocio, destacan su conservado centro histórico y monumentos como Casa de la Vall, la iglesia de Sant Esteve, grandes almacenes Pyrénées, las casas Guillermó y Felipó, el Centro de Congresos y Exposiciones, la antigua clínica vilanova, el ayuntamiento, la plaza de Princep Benlloch y la plaza de Rebés.

visitaandorra.com

9. DESCRUBRIR SU PATRIMONIO HISTÓRICO

El 10% del territorio andorrano está declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Andorra es un país pequeño, pero su riqueza cultural y monumental es muy amplia como se puede apreciar en la cantidad de iglesias románicas que están dentro de sus fronteras, ya que su situación geográfica ha favorecido la conservación de más de 40 monumentos de este estilo por todo el país.

El arte prerrománico y románico andorrano ha preservado su esencia, su sencillez y su belleza desde los siglos XI y XII. Las manifestaciones artísticas de este estilo arquitectónico en Andorra destacan por su sobriedad, las dimensiones reducidas de los edificios y la perfecta integración en el paisaje de montaña propio del Pirineo junto con pinturas con una rica gama cromática en sus interiores y en muchos de estos templos la conservación de retablos barrocos de los siglos XVII y XVIII. De toda esta gran lista las más destacadas son la Iglesia de Sant Joan de Caselles, la Iglesia de Sant Miquel de Engolasters o la Iglesia de Sant Climent de Pal y el Santuario de Meritxell, reconstruido en 1972.

El Patrimonio Rural es también una interesante propuesta para conocer las costumbres y el modo de vida de las gentes de Andorra desde el siglo XIX, hasta los primeros años del siglo XX. Destacan tres casas museo, en las que se pueden recorrer todas sus estancias, desde la cocina hasta los dormitorios, pasando por otras dependencias familiares y de trabajo, La Casa d’Areny-Plandolit, situada en Ordino y que permite conocer cómo era la vida de una familia de la alta sociedad a finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX en Andorra, la Casa Rull, el hogar de una familia de campesinos con tierras y La Casa Cristo, situada en Encamp y muy interesante para conocer el hábitat rural más humilde de la sociedad andorrana en tiempos pasados.

Para finalizar no podemos olvidarnos de sus Fallas, la fiesta del fuego que celebra la entrada del solsticio de verano forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, que puede verse durante la Noche de San Juan, el 23 de junio, en Andorra la Vella, Encamp, Sant Julià de Lòria y Escaldes-Engordany, así como durante la Noche de San Pedro, el 28 de junio, en Ordino.

10. GASTRONOMÍA LOCAL

En todo el país hay una gran variedad de locales de gran calidad, desde comida tradicional a internacional o de autor, algunos emplazados en plena montaña dónde poder disfrutar de unas vistas privilegiadas, pero hay experiencias únicas para el paladar que solo podremos disfrutar a través de sus productos locales.

La gastronomía de Andorra es principalmente de influencia catalana, con influencias de las cocinas francesa e italiana, como por ejemplo la costumbre de emplear salsas con el pescado y la carne, el uso de pasta y está muy marcada por su geografía montañosa, por en su cocina destacan productos como el tocino, el pescado de río, las carnes de conejo, cabrito y cordero, los embutidos como la bringuera, las verduras, los cereales, los frutos del bosque o los quesos frescos. 

Como platos típicos destacan el alioli de membrillo, el pato con pera de invierno, el cabrito al horno con picada de frutos secos, el civet de jabalí, el conejo con tomate, la crostada, la coca massegada, la escarola con pedreros de pato confitado y setas, la escudella de pagès o barrejada, las espinacas con pasas y piñones, ensalada de achicorias, la mermelada de moras, las colmenillas rellenas con carne de cerdo, la trucha a la andorrana, el trinxat, el arroz con setas y para beber, el vino caliente y quemado en invierno, entre otras delicias de la zona.

Para conocer en profundidad la riqueza culinaria del principado en plena naturaleza recomendamos visitar algunos centros de producción y venta de productos como:

  • El Rebost del Padrí, dónde encontrarás todo tipo de productos artesanales de proximidad, como conservas, confituras, vinos, etc y también disfrutar de una experiencia gastronómica que se aleja de la habitual.
  • Cal Jordi, para conocer y degustar la tradición de sus embutidos, desde la longaniza hasta la secallona, pasando por los bulls de hígado, carnetes, lengua y riñón, butifarra blanca y negra o la donja.
  • Can Sona una granja de producción ecológica que ofrece una gran variedad de productos frescos y de elaboración autóctona, cuyo producto estrella son los huevos ecológicos.
  • Biobo, una marca andorrana joven que elabora platos tradicionales con productos ecológicos.
  • Poltrand, ubicada en Llorts (Ordino), especializada en la carne de potro, en todas sus variedades.

Para los amantes del Enoturismo, los vinos de los valles de Andorra ofrecen la posibilidad de degustación en algunas bodegas como Borda Sabaté 1944, Casa Auvinyà, Casa Beal y Celler Mas Berenguer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat